Leer más de 5min,  Reflexiones viajeras,  Viajar

¿Debo estudiar para viajar?

-No sé que estudiar!

-No sé que hacer con mi vida!

-¿Sirve la universidad?

-¿Es necesario estudiar para viajar?

¿ES NECESARIO ESTUDIAR?

Ufff, si habré  entrado en ese mambo… Habiendo pasado por cinco carreras universitarias, habiéndome graduado en la quinta y aun estando inconforme, voy a responderte con una anécdota.

Como nadie vino a tirarme huevos, agarramos gente de la calle!

Hawaii fue una viaje de muchas primeras veces. Fue la primera vez que viajaba a una isla, la primera vez que hacía CouchSurfing, pero también la primera vez que había perdido un vuelo y gastado 300 dólares de más en sacar otro pasaje. Había llorado como nunca y estaba muy enojada conmigo misma #ElCuelgue. En el momento que vi la vista de la ciudad desde ese piso 32 con el volcán verde fluo de fondo, decidí que quería viajar y que no quería volver a Buenos Aires. Supe en ese preciso instante que todo había valido la pena y si tuviera que pagar de nuevo toda esa cantidad de plata por tomar esa decisión otra vez, lo haría mil veces más. Todo gracias a qué perdí esevuelo, y decidí comprar otro, a qué me animé a hacer Couchsurfing, a que me ANIMÉ.
Ahora me dirás mi querido lector, “Caro, todo bien pero que mierda tiene que ver esto con mi problema existencial de #alguienquemeayudenosequehacerconmivida?
Aunque no sepas a donde vas, lo importante es que ya estás yendo.

Me explicaré mejor. Mi mamá no paraba de saltar de la alegría el día que me recibí. Yo solo pensaba “ya no tengo nada que me ate para volver después de un viaje, y encima ahora también un individual nuevo para apoyar el plato!”
Dado que soy licenciada en algo que no pretendo ejercer… la pregunta es: ¿es necesario estudiar?
La respuesta es DEPENDE.

Elige tu propia aventura:
a) Ya sé que quiero hacer en un futuro, aunque solo POR AHORA esté convencida.
b) Sé que QUIERO ESTUDIAR pero no sé qué y me desespera.
b) No sé que estudiar, no sé que quiero hacer con mi vida, no sé si estudiar siquiera, no sé que comer en las próximas horas, ashuuuuuda 🙁

  • Si tu respuesta fue la A, no entiendo que haces leyendo esto , pero bueno jaja el camino más práctico es meterte en una carrera que vaya en relación a tus objetivos. EJ: Yo sabía que quería dedicarme a algo de creatividad (terciario) pero mi familia insistía en que tenga un título de grado (licenciatura) porque “tiene más salida laboral”. Si yo sabía perfectamente que jamás me iba a dedicar a algo que tuviera que ver con esa carrera de grado… ¿por qué les hice caso? #Olgainfluenciada
  • Si tu respuesta fue la B, la respuesta es PREGUNTÁ. Desesperarse no te lleva a nada. Cuando yo quise aprender de fotografía ¿qué fue lo primero que hice? Busqué “fotógrafo” en Facebook, y le mandé mensajes privados a todos los fotógrafos que encontré para invitarlos a almorzar y que ellos a cambio me pasaran tips. Ahí entendí que lo que me gustaba era retrato y no paisaje, por ejemplo. Cada campo es un mundo, y este es tu primer desafío después de la secundaria ENTENDER QUE NADIE TE REGALA NADA! Andá a todas las charlas, hablá con tus amigos COMUNICATE, hacele saber a tu familia que estás interesado pero no sabes en qué. Demostrá interés, y las cosas solas se van presentando, créeme.
  • Si tu respuesta fue la C, la respuesta es BUSCÁ HASTA ENCONTRAR. No importa QUÉ hagas/estudies lo importante es que HAGAS. Metete en ese ambiente que te llama la atención aunque no estés muy seguro. Manda CVs para trabajar en esa productora, llamá a ese fotógrafo para que te enseñe que onda, tratá de entrar en ese estudio jurídico! Cuanto mas rápido te relacione con gente del ambiente que crees que te interesa, más rápido vas a saber si eso es lo tuyo o no. Y anda a saber! Quizás en ese set pegaste onda con un actor y entendés que lo tuyo es actuar, no producir! Yo pasé por cuatro carreras, y siendo esta la quinta, aun así me recibo estando inconforme. Pero luego de terminarla y habiendo atravesado todo el proceso de odiarla con todo mi ser y la crisis de #alguienqumeayudenosequehacerconmivida, finalmente entendí que la educación formal, no es lo mío.
Mi mejor regalo como graduada ☝🏾

Nos criamos bajo la influencia del “si no tenés un título te cagás de hambre”, “sin un titulo no sos nada”. Desde que terminé el colegio siempre escuché frases como “ah… vas a bailar y qué más?”, “eso lo haces por hobby, pero que vas a estudiar?”, y derivados. De hecho por esa época (y un poco más chica) tenía un blog entero, UN BLOG ENTERO dedicado a mis emociones emo y a mis malvados padres que no me dejaban vivir de la danza #OlgaDramática. Pero la realidad, es que hoy en día las posibilidades son muchiiiiisimas! Estudiar no te garantiza nada, y es preferible hacerlo cuando estés segura por qué lo estás haciendo y no hacer por hacer. Es pérdida de tiempo, ES PÉRDIDA DE BÚSQUEDA.
Pero hay una contracara y es que el paso por la facultad es increíble. Sinceramente no siento haber aprendido NADA que vaya en linea con mis objetivos, pero si hay una realidad y es que me ayudó a saber que es lo que NO quería.
¿Me costó miles de pesos, viajes en tren, llantos, peleas académicas, perdidas de SUBE (como dos por semana, alguien me regale Fosfovita), hacerme pis en cada final, faltar a mis clases y posponer viajes? SI ¿Valió la pena? También.
Aunque suene muy premio consuelo, la facultad de mierda con su organización incompetente me dio la posibilidad de hacer un programa de intercambio y hacer el primer viaje que cambiaría mi vida por completo. Me hizo pensar. Me obligó a ser disciplinada, a ordenarme. Tener que pagarla todos los meses, me obligó a inventar negocios alternativos que pudieran bancar mis estudios! Y como si fuera poco, la profesora el día que me bocha en mi ultima materia me dice “te desapruebo porque sé que no te queres dedicar a esto, pero te va a servir para la vida” y después de putearla todo el verano y cortar mi exploración por Brasil para rendir la puta materia, terminé aplicando esos conceptos que me negaba a estudiar a mis emprendimientos personales! Naaaaa, tenía que ser una joda.
Por eso, como dice el querido Steve Jobs: “los puntos se conectan mirando hacia el pasado, no al futuro”. En el momento que empecé a estudiar, no tenía puta idea para qué iba a servirme todo esa información al parecer inútil. Cuatro años más tarde me encontraba mandándole un mail a una de mis profesoras para que me explicara “como era eso de Adwords”, y hoy el 30% de mis ingresos son gracias a eso.

A lo que voy es que (redoble de tambores) nunca sabes. Nunca sabes que vas a usar de esa coctelera de información. Puede ser un contacto, un libro, un amigo nuevo. Quizás organizaste la fiesta de fin de año y te diste cuenta que te gustaba organización de eventos! Quizás conoces a tu futuro socio, novio, marido! Quizás obtengas tu puesto de laburo soñado. O quizás como yo, te des cuenta que no te sirvió de nada y ese no era el camino que tenías que seguir. La facultad es más que solo el título.
Obvio, cuanto antes sepas que querés, más fácil va a ser el camino. Ya deja de haber niebla y empiezan a haber obstáculos! Pero eso es una señal de que ya sabes a donde vas #LApoeta #ParaVosNeruda

Soy militante de que LA POSTA ESTÁ EN PROBAR. Probar, probar, probar, conocer gente hablar, buscar hasta encontrar. La meta siempre es TU felicidad, y si todavía no sos feliz, es que claramente esa no era la meta! #amolosclichés

 

TODO MUY LINDO PERO… ¿Y PARA VIVIR VIAJANDO? ¿ESTUDIO O NO?

Vivir viajando implica que ganes un sueldo de alguna manera no tan mágica para seguir sustentandote más viajes, ¿no? Bueno, la verdad es que lo que sea que hagas, siempre en un viaje te va a servir. Podes irte y que te salga re bien y pegarla con un contacto afuera, como podes enamorarte de un país y no poder quedarte porque trabajar de lo tuyo es difícil sin un título (me pasó, volví para recibirme e irme).

Para que “te paguen por viajar” no hay muchas opciones:

1. O sos famoso, y generas contenido para ciertas marcas (esto hacen los influencers, nadie les garpa los viajes)
2. O te metes en un laburo que te lleve de viajes (una productora, por ejemplo)
3. O trabajas en cada país que vas (medio difícil con las visas y los permisos).
4. O trabajas online como nómada digital y con esos ingresos seguís viajando.
5. O te haces un blog que lean muchas personas y vendas productos a través de ahí, pero para eso debes generar una comunidad.

Corta la bocha, no hay más posibilidades que eso. No te comas la película de los influencers con la vida perfecta que les pagan millones por vivir una vida soñada alrededor del mundo, eso NO EXISTE. Hasta ellos mismos laburan mientras están de viaje… así que tranqui.

Espero que te hayas tomado unos minutos para leer esto, y acordate: calma. Solo se trata de hacer coincidir lo que querés hacer, no importa lo que sea, incluso si querés vivir de un restaurante sin hacer nada en todo el día en el medio del Caribe, es cuestión de adecuar tus recursos y trazar un plan, nada más.

Abrazo!

Quiero escucharte